Insights into the world of small business lending and development

Entender qué significa bienes afectados por las garantías

Los préstamos bancarios por lo general son la forma menos costosa de financiar una pequeña empresa. Sin embargo, no es fácil obtener un préstamo bancario, ya que los bancos tienen estándares estrictos para los préstamos. Como regla general, los bancos requerirán que el prestatario ofrezca una garantía para un préstamo. La única excepción a esta regla es para los clientes que tienen una relación a largo plazo con los bancos y cuyo negocio ha demostrado ser rentable durante un período de varios años.

Ofrecer bienes en garantía es importante para que los bancos reduzcan su riesgo. Si el negocio no puede pagar el préstamo, un banco puede decidir apropiarse de los bienes afectados por la garantía que se han comprometido en los documentos que firmó cuando obtuvo el préstamo. Por lo general, un banco no se apropiará de los bienes afectados por la garantía si no paga los intereses, o no paga una o dos cuotas de la devolución del préstamo, pero lo hará si considera que su préstamo está en riesgo.

En general, los bancos prefieren tener bienes afectados por la garantía que se convierte fácilmente en dinero en efectivo, como depósitos, automóviles, equipos o bienes inmuebles. Sus tasas anticipadas contra estos activos serán superiores a las de los inventarios o cuentas por cobrar, que son mucho más difíciles de convertir en efectivo.

Los bancos harán su propia evaluación sobre el valor de los bienes afectados por la garantía y, a menudo, considerarán que el valor justo de mercado de un activo es muy diferente (¡y con frecuencia menor!) que ese que el propietario de un negocio pagó por él. Por lo tanto, podría ser conveniente que un tasador independiente le dé una estimación del valor de sus activos antes de ir al banco.

Los bancos determinan una tasa anticipada basada en el valor del activo que usted proporciona. Para establecer la tasa anticipada, el prestamista considera el valor de los bienes afectados por garantía a lo largo del tiempo para garantizar que si el prestatario no paga el préstamo, de todos modos el banco recuperará el valor del capital del préstamo. La mejor garantía para un banco es un depósito en efectivo o ahorros en efectivo, y dado que son de muy bajo riesgo, los bancos anticiparán entre el 95 y el 100% en esta forma de bienes afectados por la garantía. La desventaja para el propietario del negocio es que, en caso de incumplimiento, es muy sencillo para un banco tomar el efectivo. Además, no podrá utilizar este efectivo en tanto sea el bien afectado por la garantía para un banco.

Inversiones tales como bonos o carteras de acciones también pueden servir como garantía. Por lo general, la tasa anticipada es menor que la del efectivo, ya que el valor de las acciones y los bonos fluctúa. Esta forma de garantía solo la utilizan los grandes bancos.

Probablemente la forma más común de garantía es el bien inmueble, ya sea una residencia o un edificio comercial. Las tasas anticipadas varían mucho según la calidad, la ubicación y la comerciabilidad del inmueble. Antes de la recesión, los bancos estaban ansiosos por anticipar hasta el 100 por ciento del valor de una residencia, ya sea a través de una primera hipoteca y/o un préstamo con garantía hipotecaria. La crisis financiera de 2008 y 2009 dejó en claro que el valor de los bienes inmuebles puede disminuir con bastante rapidez, lo que resultó en grandes pérdidas para los bancos. En la actualidad, los bancos en general son mucho más conservadores y anticipan entre un 70 y 75 por ciento del valor a través de una hipoteca. Las mismas tasas anticipadas se aplican básicamente para bienes inmuebles comerciales, aunque, en este segmento, la ubicación es aún más importante y los bancos también considerarán la solvencia de los inquilinos.

Los automóviles son otra buena forma de garantía. Las uniones de crédito se especializan en préstamos con garantía de automóviles y ofrecen términos favorables. No es raro que, para un prestatario con buenas calificaciones crediticias, una cooperativa de crédito financie hasta el 100 por ciento del valor del automóvil a tasas muy competitivas.

Otra forma muy común de garantía para una pequeña empresa es el inventario y las cuentas por cobrar. Las tasas anticipadas de estos activos varían mucho. Con respecto a las cuentas por cobrar, los bancos siempre excluirán las cuentas por cobrar de más de 90 días y las cuentas por cobrar a partes relacionadas, como el propietario. Las tasas anticipadas promedio en cuentas por cobrar elegibles variarán entre 60 y 70 por ciento. Con respecto al inventario, debido a que su valor es difícil de evaluar, los bancos son muy conservadores y ofrecen tasas anticipadas de entre 50 y 60 por ciento, y algunas veces más bajas.

La documentación de un préstamo garantizado no debería tomar mucho tiempo, ya que los bancos usan documentación estándar. Lo que puede llevar tiempo es la evaluación de los activos subyacentes, que usted debe analizar con su banco si necesita dinero rápidamente.

Existe una relación entre el plazo del préstamo y la garantía subyacente requerida. Los préstamos a corto plazo (menos de dos años) generalmente están cubiertos por inventario/cuentas por cobrar y efectivo, los préstamos a mediano plazo (de dos a cinco años) están cubiertos por inmuebles o automóviles. Los bienes inmuebles son la mejor garantía para un préstamo a largo plazo (más de cinco años).

Parte de la información de esta página está adaptada del contenido que apareció originalmente en Nav.com, un colaborador de Venturize.

Rate this content: 
0
No votes yet